¿Sabes cómo reconocer la calidad de los embutidos?

La carne y sus derivados como los embutidos, tienen en común que son alimentos con gran contenido de proteínas de alto valor nutricional, es decir, las que podemos aprovechar bien. También nos aportan vitaminas y minerales importantes, como el hierro o las vitaminas del grupo B  . Pero atención, lo que varía mucho es el contenido de grasas de unos embutidos o carnes a otras, y ¡este punto es en el que nos vamos a fijar!

Los embutidos son alimentos que se obtienen mediante la mezcla de carnes (generalmente de cerdo) y condimentos. Por lo general, son alimentos que por su contenido en grasas, no gozan de muy buena fama, pero esto no tiene por qué ser así, todo depende de qué embutidos se elijan.

A continuación, te proponemos 3 trucos para que puedas elegir los de más calidad. Primero, lee en la etiqueta el nombre del “producto”.  No es lo mismo “Jamón Cocido Extra” que “Fiambre de Jamón”, aunque la apariencia pueda ser parecida, son alimentos totalmente diferentes.

Para darte cuenta de esto, (segundo truco) fíjate en la lista de ingredientes.  En el primero figurará el jamón como primer ingrediente (90 % o más) y luego algunos aditivos como conservadores… En el segundo alimento el contenido en carne es inferior y además, puede contener almidones y proteínas vegetales, así como una mayor cantidad de azúcares… siendo un producto de menor calidad y seguramente más barato.

En el tercer truco, debemos fijarnos en el contenido graso, lo que determinará si su consumo puede ser más o menos frecuente.  El contenido en grasa de estos alimentos es muy variable, pudiendo oscilar, del 3% del jamón cocido extra Bonnatur de Argal al 60% de la sobrasada. La grasa de estos alimentos es del tipo saturada,  a excepción de los cerdos de raza ibérica Argal. Esto lo podemos ver en la información nutricional, aunque a simple vista, el ribete de grasa presente en un jamón o las motas de grasa de un salchichón pueden darnos idea de la cantidad que contiene.  Por lo que debemos escoger los menos grasos y siempre que se pueda  retirar la grasa visible.

¿Fácil verdad?