Los embutidos que pueden formar parte de una dieta equilibrada

 

Una dieta saludable es aquella en la que no se restringen alimentos, sino en la que se tiene en cuenta el equilibrio entre éstos, intentando consumir ingredientes de lo más variado posible, priorizando siempre aquellos alimentos vegetales, frescos y de temporada ¡te lo explicamos a continuación!

 

Una dieta equilibrada debe basarse en el consumo de frutas y verduras, cereales y legumbres, lácteos, aceite de oliva y alimentos proteicos como el pescado, el huevo y las carnes magras así como sus derivados.

 

En general, los alimentos cárnicos y sus derivados, como los embutidos de calidad  , destacan por su gran contenido en proteínas de alto valor biológico , vitaminas del grupo B y hierro entre otras.

 

Además de sus beneficios, los embutidos (cómo el chorizo, salchichón, mortadela, chóped…) en general nos aportan un considerable contenido en grasas del tipo saturado y colesterol, por lo que deben tomarse de manera ocasional y en moderada cantidad.

 

Sin embargo, hay otro tipo, en los que éste tipo de grasas es menor  y que pueden formar parte de nuestra dieta habitual. Estos productos como la Gamma Bonnatur de Argal  con sólo un 3% de grasas  , ya sea el  jamón o el pavo cocidos, el jamón serrano (quitando la grasa visible) y la Gama de Ibéricos de Argal así como el lomo curado, pueden ser una forma excelente de consumir proteínas, ya sea en el desayuno o en la merienda…

 

Tomar alimentos proteicos bajos en grasa, puede ayudarnos a llevar un estilo de vida y una dieta saludable. Estos alimentos aportan saciedad, y tomados por ejemplo en el desayuno, pueden favorecer el  no picar entre horas alimentos superfluos y de baja calidad nutricional. Además pueden resultar un snack ideal para aquellos deportistas al acabar su entreno  .