4 pasos fáciles para mejorar tu dieta

 
Todos sabemos la importancia de alimentarnos correctamente como un factor determinante para lograr una buena salud. Aún y así, para muchos, es una tarea difícil. El día a día con un montón de cosas que hacer puede que no nos deje tiempo para organizarnos, para comprar o preparar alimentos saludables… y que al final saciemos nuestro apetito con lo primero que nos pase por delante.

 

Para ayudarte en esta tarea, vamos a darte 4 consejos para mejorar tu dieta, y que sin estrés ni sentimientos de culpa, vayas incorporando cambios, que poco a poco verás que vas adquiriendo, principalmente porque te sentirás mejor.

 

Primer paso, y quizás el más importante, ser consciente. Te recomendamos hacer un ejercicio de reflexión en relación a cómo te alimentas y el porqué.  Este es el primer paso para aplicar los cambios necesarios, si eres consciente de la causa, quizás encuentres una solución más fácil. ¿No tomas fruta? ¿Porque? ¿Quizás no tienes tiempo de comprarla? Busca una frutería cerca de casa o del trabajo, o cómprala online y que te la traigan a casa…  ¿No te gusta? Varia y prueba nuevos sabores, texturas, quizás en batido con yogur… ¿Te da pereza prepararla? Compra la que se pueda tomar con piel, a mordiscos, llévala en la bolsa del trabajo… una bolsita de cerezas o de albaricoques puede ser una solución.

 

El segundo, como siempre es la organización. Prepara un menú semanal   y haz la compra en consecuencia. En el blog Argal tenemos muchos ejemplos de menús equilibrados y saludables para facilitarte esta tarea.

 

El tercero,  llena tu despensa de alimentos frescos. Todos los días debes tomar 3 raciones de fruta y 2 de verdura fresca, de temporada y de proximidad,  acompáñala de quesos y yogures frescos, de pescado, de carnes magras como el pollo, el conejo o el jamón cocido de calidad extra Bonnatur de Argal, cereales completos… y todo regado con aceite de oliva virgen extra  .

 

El cuarto, el agua tu bebida principal. Debemos estar bien hidratados , para ello tomar de 1 a 1.5 L de agua al día es lo ideal. Deja de lado las bebidas refrescantes azucaradas, las bebidas con alcohol… Puedes tomar infusiones, café e incluso el agua aromatizada con fruta.

 

¡Esperamos que estos consejos sean de ayuda!