¿Cuáles son los peores alimentos para el ardor de estómago?

El ardor de estómago es una afección muy incómoda que puede interferir en la normalidad del día a día y que puede ser bastante frecuente. 

Lo primero que se debe hacer, si los episodios son recurrentes y no mejoran con medidas posturales o dietéticas, es consultar al médico especialista para averiguar la causa que lo provoca y así poder aplicar un tratamiento seguro. Aún así, hay unos pequeños consejos sobre los hábitos que pueden ayudarte para una buena salud digestiva

Lo primero que debemos tener en cuenta, como en muchas otras afecciones, que cada persona las vive y las sufre de manera diferente, y que lo que puede ir bien a una, a la otra no y viceversa. A continuación te daremos algunos consejos generales, pero tú eres tu mejor asesor, escúchate y averigua qué alimentos o momentos te ayudan o empeoran tus sensaciones.

¿Qué favorece la aparición del ardor de estómago?

El sobrepeso o la obesidad, así como el embarazo, entre otras. En estos casos, aunque bien diferentes sus causas, el estómago se siente presionado y favorece el reflujo del contenido gástrico al esófago, lo que causa esta desagradable sensación de acidez o quemazón. En el caso del embarazo es una situación pasajera mientras que en los otros casos, una disminución del peso puede ser ventajosa.

Para todos, hay algunos alimentos que favorecen la producción de ácidos del estómago y que, consecuentemente, pueden empeorar el caso. Estos alimentos pueden ser el café, las bebidas alcohólicas así como el zumo de cítricos o ácidos. Deben evitarse también el vinagre, la pimienta, el pimentón y la guindilla, así como el chocolate y alimentos demasiado grasos. Así pues lo ideal es recurrir a cocciones sencillas tipo plancha, horno, microondas, vapor  y condimentos más suaves como las hierbas aromáticas. Evitaremos asimismo el pimiento rojo y el tomate, especialmente si se toman en crudo.

Otras recomendaciones

Otra recomendación extensible a todos es comer poca cantidad y más a menudo, para que así las digestiones no sean tan pesadas. Asimismo, se recomienda no acostarse justo después de comer. Lo ideal es mantenerse un poco inclinado, para que, debido a la gravedad, los alimentos sigan su curso natural en el tracto digestivo;  tampoco  es recomendable llevar ropa demasiado ajustada que pueda ejercer una presión innecesaria.

Si las causas del ardor son ocasionadas por el estrés, hay que intentar mejorar la actitud y si es necesario recurrir a terapias relajantes tipo yoga, meditación…. ¡Poco a poco estarás mejor!