Como conseguir que tus hijos tomen alimentos saludables.

 

Los niños, como los adultos, tienen sus preferencias alimentarias, y eso es algo que debemos entender y considerar. Para conseguir que los niños coman de todo sin rechistar, es imprescindible darles ejemplo; luego perseverar con paciencia, sin riñas, felicitando mucho sus pasos y sus progresos, todos estos son trucos infalibles. Aunque añadimos otros a continuación.

 

Dar ejemplo

Como padres que comemos de todo y equilibradamente  es fundamental mostrar a nuestros hij@s cqué comer. Fíjate ¿qué credibilidad tenemos cuando les decimos a los niños que deben tomar fruta porque es muy saludable, y nosotros no tomamos nunca? ¿O cuándo tienen que tomar verdura y ven en nuestro plato otra cosa? Compartir la misma comida en la mesa, será clave para ayudarles a comer alimentos saludables.

 

Dieta equilibrada para todos

Toda la familia debe seguir una dieta equilibrada, y es muy importante implicar a los niños. Por ejemplo, podéis hacer la selección del menú todos juntos, siendo medianamente flexibles (es decir si no les gustan las acelgas pero si las espinacas, podemos decantarnos a cocinar espinacas). Otras formas en las que podéis escoger la dieta equilibrada, es yendo al supermercado juntos, o incluso cocinando todos juntos.

 

Comer en familia

Comer en familia  tiene un sinfín de ventajas, además de dar ejemplo, es el momento perfecto para compartir las cosas del día a día y fortalecer vínculos. Asimismo, por imitación, los niños aprenden mucho como: buenos modales, utilizar los cubiertos, sentarse bien, a comer despacio. De este modo además, logramos hacerles sentirse responsables participando en las tareas fáciles como poner la mesa o recogerla.

 

Refuerzo positivo

El refuerzo positivo es algo que debemos tener muy en cuenta cuando hablamos de niños. A veces, las prisas, los quehaceres diarios y las vidas a mil por hora pueden jugar en nuestra contra, pero es importante ver cómo avanzan y reforzar una buena actitud alimentaria.

 

Formatos divertidos para comer

Presentar las comidas vistosas, en un formato divertido también puede ayudar. Combinar alimentos que gustan mucho con otros que no tanto también, y por ejemplo, ofréceles siempre primero lo que menos les gusta, como la ensalada, y cuando la terminen, ofrece lo que sí les gusta, como los macarrones. Es importante mencionar que debemos ofrecerles cantidades realistas, apropiadas para su estómago, si queremos animarlos con nuevos alimentos, no les deberíamos poner un súper plato ¡nuevas metas pero logrables! Es preferible que luego repitan.

 

Animar, probar nuevos ingredientes, perseverar, ofrecerlos otra vez pasados unos días… y sobretodo ¡paciencia! ¡Roma no se construyó en un día!