Qué debes saber para reducir el consumo de azúcar

 

¿Sabías que la OMS ha emitido nuevas recomendaciones relacionadas con el consumo de azúcar? Hasta el momento, se apuntaba que el azúcar en la dieta no podía sobrepasar el 10 % del total de la ingesta de calorías (tanto en niños como en adultos). Pues bien, ahora las recomendaciones apuntan al 5 %, siendo para un adulto que toma unas 2000 kcal, unos 25 gramos de azúcar como máximo. Probablemente no os saldrán las cuentas, pues la media actual en el mundo es mucho más alta.

 

El azúcar está claramente presente en muchos de los alimentos que consumimos a diario. Además, también acostumbramos a añadirlo nosotros mismos en nuestras comidas. Lo encontramos además en alimentos dulces como los refrescos, los caramelos, las golosinas, los postres, los productos lácteos azucarados, la bollería… De los que podemos controlar y evitar fácilmente. Sin embargo, el problema está en que el azúcar está “escondido” en muchos otros alimentos procesados de gran consumo.

 

No nos debe preocupar el “azúcar natural o intrínseco” en los alimentos. Este es el que se encuentra naturalmente en la fruta (fructosa) o en los lácteos (lactosa), entre otros. Por el contrario, debemos evitar el que llamamos “azúcar añadido”, ya que éste se incorpora expresamente desde la industria, la restauración o los propios consumidores. Un exceso de consumo puede acarrear problemas de salud relacionados con el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, e incluso problemas dentales, puesto que este azúcar nos aporta lo que denominamos “calorías vacías”, es decir energía y nada más.

 

Para saber diferenciar qué alimentos debemos priorizar tenemos que mirar la LISTA DE INGREDIENTES de las etiquetas de los productos, no la información nutricional. En la lista de ingredientes debemos fijarnos que no exista la palabra azúcar ni otras como azúcar de caña, azúcar invertido, sacarosa, melaza, glucosa, fructosa, dextrosa, maltosa, levulosa, jarabe de maíz o de glucosa… que son sinónimos de azúcar.

 

Además en la información nutricional, cuando nos dicen “hidratos de carbono, de los cuales azúcares…” busca aquellos alimentos que tengan menos de 5 g por ración de 100 g.

 

Si te gusta el dulce, añade aroma con otros productos como la vainilla, la canela, aroma de coco, cardamomo… Es importante ir disminuyendo poco a poco el azúcar que añadimos a los alimentos para acostumbrarnos al sabor natural del café, del yogur, de la leche… ¿Te animas?