¿Bebidas vegetales o leche? Cuál es la mejor opción.

 

El consumo de bebidas vegetales ha experimentado un gran aumento, seguramente por considerarse más saludables e iguales a la leche de vaca. Pero, ¿es esto correcto? La verdad, se parecen por ser blancas, porque vienen en botella o envase de cartón, se beben, se pueden tomar con el café… Pero las propiedades nutricionales entre ambas son muy diferentes, ¡te lo explicamos a continuación!

 

La leche de vaca y los productos derivados son del grupo de los lácteos, muy completos y equilibrados gracias a la diversidad de los nutrientes que aportan: Proteínas de alto valor biológico , grasas (en cantidad variable dependiendo del tipo) y además, minerales y vitaminas como fósforo, potasio, zinc, selenio y grandes cantidades de calcio y de vitamina D, que en conjunto y entre otras propiedades, hacen que estos nutrientes sean de alta biodisponibilidad, es decir que los aprovechemos bien.

 

A diferencia de los anteriormente explicados, las bebidas vegetales como la bebida de almendra, de soja, de quínoa, de avena o de arroz… Se obtienen hiperhidratando durante horas los frutos, moliéndolos, licuando el puré resultante y filtrándolo para conseguir una bebida liquida y blanca. Estas bebidas se elaboran con cereales y frutos secos, y en general aportan menos proteínas y grasas (nada de colesterol), aunque contenido en azúcares es superior. Las bebidas vegetales, además, contienen menos calcio y éste es menos biodisponible, es decir, se absorbe peor. Si las comparamos, muchas de ellas vienen enriquecidas en calcio  y en otras vitaminas, aunque que lo contengan no significa que lo podamos aprovechar.

 

Ahora bien, ¿cuál debemos tomar? Pues eso va a depender de cada persona. Para la población general sin problemas de salud, la leche y sus derivados serán la mejor fuente de estos nutrientes. De aquí que las recomendaciones apuntan a tomar unas 2 raciones para adultos (preferiblemente semi o desnatada) y unas 3 raciones en niños y jóvenes en plena etapa de crecimiento (preferiblemente entera), siendo una ración un vaso de leche o 2 yogures o una porción de queso. Para los intolerantes a la lactosa  , la industria ya pone a su alcance leche y derivados sin este azúcar.

 

Por otro lado, y para las personas alérgicas a la proteína de leche de vaca , deben evitar este alimento, por lo que los batidos vegetales pueden ser una buena solución. Siempre se deben escoger yogures y bebidas vegetales enriquecidas en calcio y en vitamina D, con menos de 3-4 gramos de azúcar por 100 gramos de producto. Añadir semillas , frutos secos, hojas verdes, legumbres… pueden ayudar a llegar a los requerimientos de este mineral. Esto mismo se debe recomendar a aquellas personas que por elección personal no quieren tomar lácteos , como veganos o vegetarianos.

 

Argal, en su compromiso para una alimentación natural, trabaja para ofrecer una amplia gama de productos sin alérgenos. Para que todo el mundo pueda disfrutar del sabor de una exquisita charcutería.