La importancia de la limpieza en la cocina ¡unos trucos para que esta sea una tarea fácil!

 

La cocina, es seguramente para muchas familias, uno de los lugares con más vida e utilidad del domicilio. El uso continuado, que empieza por guardar e almacenar utensilios y aparatos, pasa también por almacenar alimentos que serán preparados y cocinados, sitio además en el que seguramente también acumulamos los escombros… Y teniendo en cuenta, a todo esto, que los alimentos no son estériles, esta estancia precisa de una buena limpieza  a diario para un uso seguro. Para ello te damos unos consejos para que ¡esto no sea una ardua tarea!

 

En la manipulación de los alimentos se puede dar lo que llamamos “contaminación cruzada” , este es el resultado de una mala manipulación (no higiénica) de los alimentos, que puede conducir a algunas enfermedades de transmisión alimentaria, que pueden acarrear enfermedad gastrointestinal como vómitos, diarrea, fiebre, y sus posibles complicaciones.  Esto se debe, como apuntábamos anteriormente, a que los alimentos pueden contener microorganismos vivos, que pueden crecer en el alimento, y que ya sea con las manos, o con los utensilios,  por las superficies o por los equipos… podemos pasar a otros alimentos y así al ingerirlos, sobre todo a las personas más sensibles, pueden causar enfermedad.

 

Por ejemplo, en la cáscara del huevo puede haber una bacteria, que seguro te suena, que se llama salmonella. Pues bien, si manipulamos inadecuadamente las cáscaras (porque por ejemplo estamos preparando una tortilla) y sin limpiarnos las manos cogemos un tomate para preparar una ensalada, lo que estamos haciendo es cruzar los microorganismos de un lado a otro.

 

Entonces, para que todo salga perfectamente, apunta:

 

1- Lávate las manos tantas veces como sea necesario, y siempre después de tocar los alimentos.

2- Conserva los alimentos  bien separados y cerrados, nunca crudos con cocidos, y en la nevera  guarda un perfecto orden e higiene.

3- Mantén todas las superficies limpias y desinfectadas (hay detergentes que ejercen ambas funciones), cuantas menos cosas encima de las encimeras mejor.

4- No acumules platos o utensilios sucios en la pica, ves limpiando a medida que los vayas utilizando, así evitamos el crecimiento de los microorganismos.

5- El lavavajillas es el instrumento ideal para desinfectar los utensilios, ya que la temperatura de lavado es alta.

6- Puedes usar desinfectante apto para alimentos y superficies, el truco de rociar con vinagre o con limón no es recomendable.

7- La limpieza de armarios o de los electrodomésticos no los dejes para un solo día, si lo vas haciendo poco a poco será más fácil. Todos los días limpia el suelo y los azulejos de primera mano y retira los escombros, y para lo demás, puedes establecer un plan semanal.

 

¡Esperamos que con estos consejos la cocina reluzca toda su belleza!