¿Cómo freír los alimentos de forma saludable?

 

¿Sabías que el valor calórico de un alimento puede variar en función de cómo se prepara? Por ejemplo, unas patatas cocinadas al horno o al vapor son mucho menos energéticas que fritas. Pero, además, según como estén fritas o según la grasa que utilicemos, podemos alterar su calidad nutricional. ¡Veamos cómo hacerlo!

 

En muchas ocasiones se recomienda que alimentos tomar para conseguir un menú equilibrado. Pero, es importante destacar que el modo en que se cocinan también debe ser variado y saludable. Preferentemente se debe optar por las cocciones que son más ligeras como el vapor, el hervido, el horno o la plancha. Las cocciones que requieren de mayor cantidad de grasa, como los guisos o fritos, pueden también incluirse pero, con moderación, ya que incluyen mucha más energía al alimento.

 

Para freír un alimento correctamente, en primer lugar se debe tener en cuenta el tipo de grasa que se utiliza. Preferiblemente se debe optar por aceites como el de oliva AOVE, y contrariamente evitar grasas como la mantequilla o la margarina… El motivo de ello es que el perfil de las grasas del aceite de oliva y girasol son beneficiosas para la salud;  además, estas aguantan mejor las altas temperaturas sin estropearse, y así poder preparar un alimento frito con mejores garantías.

 

Así pues, para una buena fritura, debemos utilizar un buen aceite de oliva, suave o de baja acidez es el ideal, además este tiene que cubrir el alimento (no basta con una capa fina de aceite), y debe estar a una temperatura alta (no quemado, ni humeante, ni oscuro!). De esta manera, al introducir el alimento, se genera una capa crujiente, que no permite el paso de aceite pero sí del calor, quedando un alimento crujiente, dorado y bien cocinado.  Finalmente es interesante dejarlo reposar en papel de cocina absorbente para que este atrape el excedente de grasa que pueda tener.

 

Siguiendo todos estos trucos, conseguirás unas mejores características del alimento tanto desde el punto de vista culinario, como nutricional. No olvides utilizar otros tipos de cocciones que requieren de la adición de menos cantidad de grasa.