¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

 

Las intolerancias alimentarias son cada vez más frecuentes en nuestra población. Existen muchos tipos de intolerancias, pero una de las más habituales es la intolerancia a la lactosa. Veamos en este artículo varias cuestiones acerca de ello.

 

La intolerancia a la lactosa se debe a la falta de lactasa, un enzima intestinal imprescindible para la digestión de la lactosa en el intestino. Este azúcar (la lactosa) está compuesto por dos moléculas, es decir es un disacárido natural compuesto de glucosa y galactosa, que debe ser digerido previamente, y cuando no es así puede provocar problemas intestinales como flatulencias, hinchazón, malestar, hasta vómitos y diarreas…  Es importante destacar que, por lo general, la intolerancia a la lactosa, es cantidad dependiente, por lo que si  la persona intolerante toma muy poca cantidad es fácil que pase desapercibida.

 

La lactosa pertenece al grupo de los azúcares, es el llamado “azúcar de la leche” y es el que le otorga su dulzor característico. Debes saber que la podemos encontrar en todas las leches de mamíferos, y en sus derivados como quesos y yogures, o en los que este figure como ingrediente, así como en muchos productos industriales.

 

En los yogures y en los quesos, suele estar en menor cantidad ya que han pasado por un proceso de digestión por los propios enzimas de estos alimentos. También puede estar en otros productos que como ingrediente lleven lácteos como es el caso de la repostería, los pasteles, las galletas, los aliños para ensalada, las salsas…

 

Asimismo, la lactosa puede estar oculta en otros alimentos o medicamentos, ya que en la industria alimentaria se puede utilizar como aditivo alimentario. Así pues, hay un sinfín de productos en el mercado que pueden llevar lactosa. Desde Argal, que siempre cuidamos por la salud, la mayoría de nuestros productos son sin lactosa, como es el caso de la gamma Bonnatur.

 

En cuanto al tratamiento, se debe seguir una dieta excluyendo la lactosa. ¿Y podemos conseguir una dieta equilibrada sin lactosa? ¡Por supuesto! Hay en el mercado muchas leches con el enzima incorporado, así como con la lactosa ya digerida, y por supuesto un sinfín de batidos vegetales ricos en calcio, así como sus derivados, que estas personas pueden tomar.

 

En Argal intentamos evitar la mayoría de estos alérgenos en nuestros productos para que así sean aptos para todos, sin olvidar que además son más naturales. Un ejemplo de ellos es la gama de jamón cocido extra y pechuga de pavo Bonnatur, que a diferencia de otros del mercado son sin lactosa ni gluten.