¿Qué carbohidratos no engordan?

Sobre la alimentación existen muchos falsos mitos , uno de los más extendidos es que los alimentos ricos en carbohidratos (como el pan, la pasta, las legumbres…) engordan, y que es mejor tomarlos a determinadas horas, o que unos son mejores que otros, o que, aún mejor, debemos eliminarlos de la dieta… ¡Vamos a aclararlo a continuación!

En primer lugar se debe tener en cuenta que los alimentos no engordan ni adelgazan de por sí, sino que somos las personas las que aumentamos o disminuimos de peso. Se trata de mantener la balanza entre la energía que consumimos y la energía que gastamos. Es decir, aumentamos de peso si ingerimos más calorías de las que consumimos, y al contrario disminuimos de peso si ingerimos menos calorías de las que consumimos. Nuestro gasto energético depende de muchos factores entre ellos la edad, la actividad física, la composición corporal…  por lo que seguir una dieta equilibrada y bien balanceada es el truco a seguir.

Debemos saber que los hidratos de carbono son nuestra principal fuente de energía saludable. Las células de nuestro cerebro se alimentan exclusivamente de ellos, así que es vital incorporarlos en nuestra alimentación. En dietas en las que la cantidad de hidratos de carbono no es suficiente, es frecuente encontrarse con síntomas como la fatiga, la irritabilidad, el malestar…

¿Y dónde se encuentran los hidratos de carbono? Por un lado, encontramos los hidratos de carbono simples, presentes en el azúcar de mesa, en la miel, los refrescos azucarados, las golosinas, la pasteleria… Estos están compuestos de estructuras muy sencillas por lo que el azúcar se asimila rápidamente en nuestro organismo; nos dan energía de manera rápida, pero a corto plazo, por lo que no son alimentos recomendables.

Por otro lado, encontramos los hidratos de carbono complejos, presentes en la pasta, el arroz, las legumbres, la cebada, la quínoa, la patata, el pan… Este tipo de hidratos de carbono se asimilan más lentamente y por tanto nos ayudan a obtener energía de un modo más lento. Así que son los hidratos de carbono que debemos priorizar e incluir en las comidas.

Los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos tienen un perfil nutricional muy similar. Destacan por ser ricos en energía, en proteínas vegetales, vitaminas del grupo B y algunos minerales. Cabe resaltar que los que son integrales contienen una mayor proporción de vitaminas y minerales así como de fibra.

Así, los alimentos ricos en hidratos de carbono de lenta absorción, son muy nutritivos y saludables, y tomados en la cantidad adecuada, con la frecuencia apropiada y acompañados con los ingredientes más convenientes, no tienen porqué hacer que engordemos. Está claro que es el conjunto de nuestra alimentación lo que puede decantar la balanza, de aquí la importancia de seguir una dieta equilibrada y saludable.

Por último, también hay que tener en cuenta el modo en que se cocinan estos alimentos. Por ejemplo, no es lo mismo una patata al vapor o al horno que frita ya que el aporte calórico aumenta. Así que si quieres seguir un estilo de vida saludable opta por cocciones sencillas.

Y no olvides ¡A mayor variedad de alimentos que incluyas en tu alimentación más beneficios tendrás!