Patatas con jamón curado Argal y huevo… ¡en versión ligera!

Esta vez os queremos presentar una receta típica pero en una versión más saludable y ligera.

Las patatas con jamón curado y huevo, receta que además de ser rica en hidratos de carbono gracias a las patatas, también aporta una cantidad considerable de proteínas de alta calidad , debido a los ingredientes como el jamón y el huevo.

Además te recomendamos que lo acompañes con un gazpacho con zanahoria  y así aportaras un extra de vitaminas y minerales. Así conseguirás el esquema del plato equilibrado.

Ingredientes (para 2 personas)

  • 4 patatas medianas
  • 2 huevos medianos
  • 4-6 lonchas de jamón serrano Argal
  • Sal y pimienta

Para la salsa brava (sobrará)

  • 250 gr de tomate triturado
  • 2 cucharadas de pimentón (según lo picante que te guste puedes poner una cucharada dulce y otra picante)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo
  • Sal

Preparación

Por un lado, lava muy bien las patatas y trocéalas a rodajas finas dejando la piel. Calienta el horno a 180º, dispón en la bandeja de horno las patatas encima de papel de hornear. Mójalas ligeramente de aceite de oliva con un pincel, añade sal y pimienta al gusto y cocínalas. Tuéstalas por los dos lados, de esta manera las patatas son mucho más ligeras que fritas, pero con un sabor riquísimo igualmente.

En otra bandeja de horno y con el mismo sistema, encima de papel de cocina, estira unas lonchas de jamón serrano Argal y cocínalas hasta que estén crujientes.

Por otro lado, prepara la salsa. Pon en una cazuela a fuego medio aceite de oliva. Cuando el aceite este caliente añade la cebolla y el ajo muy picados. Sazona y sofríe hasta que la cebolla y el ajo empiecen a dorarse. Añade el pimentón picante, remuévelo y sofríelo durante unos segundos vigilando que el pimentón no se queme. Puedes añadir una guindilla también. Añade el tomate triturado y cocínalo durante 15 minutos. Remuévelo para que no se pegue. Una vez cocinado, puedes triturar la salsa y pasarla por un colador chino, de esta manera no quedaran grumos.

Justo antes de servir prepara los huevos, puedes hacerlos a la plancha o escalfados tipo poché.

Sólo queda montar el plato con una base de patatas, el huevo, la salsa y el jamón crujiente.

¡Bon appetit!