La contaminación cruzada: ¿Qué es?, ¿cómo podemos evitarla?

Que os parecería si alguien os dijese que “cualquier alimento puede considerarse como inseguro” ¿le creeríais? Pues es así, debemos saber que en los alimentos se pueden dar alteraciones y cambios, en algunos casos difíciles de evitar, lo que puede causar el crecimiento de microorganismos no deseados generadores de enfermedades de transmisión alimentaria.

Además nosotros mismos en nuestro día a día, sin darnos cuenta, al manipular alimentos podemos favorecer el crecimiento de estos microorganismos, estas acciones dan lugar a lo que denominamos contaminación cruzada.

¿Qué es la contaminación cruzada?

Pues es el paso de estos microorganismos que provocan enfermedades, de un alimento contaminado (generalmente crudo) a otros alimentos salubres (generalmente listos para el consumo), mediante los utensilios de cocina, o de nuestras manos… por una mala manipulación o conservación.

¿Cómo evitarla?

¡Tranquilos! La contaminación cruzada podemos evitarla con una buena cocción de los alimentos, ya que así eliminaremos “los bichitos” que pueden causar enfermedades. Podemos evitarla también con una buena higiene y una buena manipulación de los alimentos y de todos los utensilios: trapos, tablas, superfícies… en contacto con ellos.

7 trucos infalibles:

  • Importante lavarse muy bien las manos antes de cocinar o de manipular alimentos.
  • Separar y aislar los alimentos cocinados y listos para el consumo de los crudos.
  • Utilizar diferentes utensilios para manipular alimentos crudos de alimentos cocinados.
  • Las superficies siempre deben estar limpias, desinfectadas y en buen estado.
  • Cocinar los alimentos y una vez listos no tenerlos a temperatura ambiente más de dos horas.
  • Mantener los alimentos refrigerados y no perder la cadena del frío.
  • Limpiar y desinfectar frutas y verduras.