En las épocas de exámenes… ¡energía para el cerebro!

En primer lugar, recordemos la alimentación equilibrada ya que es esencial para obtener todos los nutrientes que necesitas para que el cerebro rinda muchísimo. Los hidratos de carbono que los encontramos en la pasta, el arroz, las legumbres, la patata y el pan…, son fundamentales ya que son la fuente principal de energía. Las células de nuestro cerebro se alimentan de glucosa así que no pueden faltar en tus comidas.

Las proteínas también son un nutriente imprescindible y las encontramos en las carnes, pescados y huevos. Intenta que tanto en la comida como en la cena haya una porción de alimentos proteicos. ¡Recuerda que cuanto más variedad mejor!

Las grasas también son necesarias para el correcto funcionamiento del organismo. Es importante destacar el consumo de grasa omega 3 ya que una ingesta adecuada está relacionada con el buen funcionamiento del cerebro. ¿Y qué alimentos aportan omega 3? Los pescados azules como el salmón, el atún, los boquerones o las sardinas son ricos en está grasa saludable. ¡Incluye pescado azul de 2 a 3 veces a la  semana! También los frutos secos son ricos en omega 3. Es por ello que puedes tomarte un puñadito diario de frutos secos en crudo o tostados.

Las vitaminas y minerales también son vitales y las encontramos principalmente en las frutas y las verduras. Se recomienda incluir diariamente 2 o 3 raciones de fruta y 2  raciones de verduras. Destacar en cuanto a minerales, el fósforo ya que participa en el buen funcionamiento del cerebro. Aunque la falta de fósforo es rara, son alimentos ricos en fósforo los embutidos, te recomendamos los de la gama Bonnatur de Argal por su gran calidad de nutrientes.

Por el contrario, no te excedas con las bebidas estimulantes como el café, podría llevar a ciertos niveles de ansiedad, nerviosismo, inquietud, dificultad para dormir, incluso ansiedad o una frecuencia cardíaca más rápida…

Por último, te proponemos un menú ideal para la época de exámenes.