Cómo planificar una semana de comidas para toda la familia

Para seguir una dieta equilibrada, algo fundamental es planificar bien las comidas para que así la rutina diaria sea más fácil para todos. La organización es básica, la planificación previa del menú, la compra anticipada, así como tener los imprescindibles en la despensa… te ayudaran a poder preparar el menú saludable para ti y los tuyos.

Lo ideal, en primer lugar es pensar el menú. Es perfecto hacerlo todos juntos para así tener en cuenta los gustos y preferencias de cada miembro de la familia. Empezando por el primero, un desayuno equilibrado debe contener alimentos ricos en hidratos de carbono como el pan o los cereales, alimentos lácteos como queso, yogures o leche y una pieza de fruta. También podemos incluir alimentos proteicos como los embutidos poco grasos, la gamma Bonnatur de Argal son una excelente opción sana y muy nutritiva.

Para las comidas principales, ten en cuenta el esquema del plato saludable, en el que se debe incluir alimentos ricos en hidratos de carbono como la pasta, el arroz, las legumbres, el pan o la patata, alimentos ricos en proteínas como carne, pescado o huevo, alimentos ricos en vitaminas y minerales como las verduras y las frutas. La ideas es ir variando al máximo, a mayor abanico de distintos alimentos incluyamos en la dieta más aporte de nutrientes obtendremos. Teniendo en cuenta, la base de equilibrio en el menú se puede realizar una tabla para prepararlo.

Las recetas de menú no tienen que porque ser muy elaboradas, se pueden preparar platos de cocina rápida y saludable. Las ensaladas completas son el plato estrella, sobre todo para llevar a la oficina, pero existen otras opciones de platos únicos completos para comer en caliente tan ideales para poner en la fiambrera como para comer en casa. Por ejemplo, salteado de arroz con pollo, verduras, germinados y salsa de soja.

Si no se puede ir a comprar diariamente, para que la tarea sea más fácil, lo ideal es tener en el congelador carnes, pescados y verduras congeladas de calidad. También se puede optar por tener los platos ya congelados; algunas familias optan por cocinar más durante el fin de semana y dejar ya las porciones listas en el congelador para la semana, en la que el tiempo es más escaso.

En la despensa siempre va bien tener conservas de pescados, de legumbres y de verduras… para así en un plis-plas poder preparar un menú equilibrado y sabroso, imagina una ensalada de espárragos blancos, pimientos asados, atún y unos garbanzos… ¿rico verdad?

En definitiva, desde Argal te damos las pautas para que tener un estilo de vida saludable sea más fácil.