IMPLICAR A LOS NIÑOS EN SU ALIMENTACIÓN PARA UNA MEJOR NUTRICIÓN

La alimentación en la etapa infantil es especialmente relevante por varios motivos, de un lado se experimenta una etapa abrumadora de desarrollo, tanto físico como mental, y sabemos que una correcta alimentación aquí será trascendental; por otro lado, es una época imprescindible de aprendizaje de hábitos saludables que persistirán también en el futuro.

En este período, algunos padres y madres pueden desesperarse un poco, sobre todo con la aceptación de algunos alimentos muy poco populares en esta etapa como las verduras o el pescado… Paciencia, perseverancia y amor, serán nuestros aliados… Aunque hay algunas estrategias que nos pueden ayudar, ¡vamos allá!

La primera: dar ejemplo. Está claro que los niños aprenden y actúan por imitación, y por lo tanto “si papá y mamá toman ensalada… ¡yo también!”

La segunda: participar. Implicar a los niños tanto en la planificación familiar de comidas, como en la compra y en la preparación, es clave para que se comprometan luego a tomar lo que hemos pensado. Es importante guiarlos y proponer menús en los que figuren platos de mucha aceptación con otros alimentos que rechazan… Por ejemplo, podemos pensar en una ensalada divertida y un pescado a la plancha (“que no les gusta”) con unas patatas fritas (“que les encantan”)…  Y siempre poner un poco de cada, es preferible poner pequeñas cantidades para que no se agobien, y si repiten también un poco de cada…

La tercera: diversión. Hay que presentar los platos de forma divertida, con ingredientes que aporten vistosidad,  colorido y refuercen el atractivo; sabemos que cuantos más colores tenga una preparación, mejor aceptada es, especialmente por los más peques de la casa.

La cuarta: cocinar juntos.  Incluir a los niños en la preparación de alimentos, ya sea con tareas sencillas que ellos puedan desarrollar fácilmente hasta algunas más complicadas, les da una sensación de éxito y satisfacción, que hará que tomen hasta el alimento más rechazado… ¡por el simple hecho de haberlo preparado ellos! ;-)) Además de haber pasado tiempo con  la familia, cosa muy reconfortante.

Es muy importante destacar que la paciencia debe reinar y es clave cuando se enseña algo a los niños, tenemos que hacer de la experiencia  divertida e inolvidable.