Desvelamos en este post qué nos dicen las etiquetas de los alimentos

¿Eres de los que leen la etiqueta de los cereales mientras desayunas? o ¿siempre cuentas cuántas calorías tiene el snack que estás a punto de comprar? Hoy te vamos a explicar el contenido de estas etiquetas y la importancia de leerlas.

El 14 de Diciembre del año pasado entró en vigor un nuevo reglamento 1169/2011 “Sobre la información alimentaria facilitada al consumidor”. Esta nueva normativa dice que todos los productos comercializables (excepto los productos no envasados y las bebidas alcohólicas que contengan más del 1.2% en volumen de alcohol) deben incorporar en sus envases la etiqueta alimentaria. Ésta deberá ser legible y elaborada con un lenguaje coloquial para que su información esté disponible y sea clara y entendedora para todos
los consumidores. De este modo, esta nueva normativa ayudará a los consumidores a escoger unos productos u otros en función de sus necesidades.

Deberán figurar datos, que hasta ahora no eran de obligado cumplimiento, como la composición nutricional (hasta ahora sólo era obligatorio si se hacía mención a una propiedad saludable del alimento), el país de origen, el listado de ingredientes con aquellos posibles alérgenos incorporados… De este modo las etiquetas alimentarias no son útiles únicamente para entretenernos en el desayuno ;-))) o contar las calorías de lo que vamos a comprar, sino que incluyen información que puede ser de especial interés para ti.

En la información nutricional fíjate en la composición de grasas, por ejemplo, para saber cuáles son las que te aportan ese alimento: si son buenas para tu salud (como las grasas insaturadas) o no tan buenas (como las saturadas). No obstante, también puedes encontrar información sobre las calorías, los hidratos de carbono y las proteínas, informaciones útiles para poder comparar con otros productos y elegir el que
más te convenga. Además esta información puede estar complementada con gráficos o, los denominados semáforos nutricionales, para poder proporcionar una información más visual y entendedora.

Además, en la etiqueta debe aparecer en la lista de ingredientes y los posibles alérgenos que contiene o puede contener ese producto, de lo que te hablamos en otro post, pincha aquí si quieres más información.

En Argal, ya estamos trabajando para que toda esta información esté a tu disposición y puedas escoger nuestros productos conociendo cada una de sus características.