Recetas para preparar con niños: cocinar en familia contribuye a la educación nutricional

Es bien sabido que los niños son como esponjas del conocimiento, aprenden en muchas ocasiones por imitación de su entorno adulto, y sabemos que esto es clave cuando hablamos de educación nutricional. La trasmisión de la importancia de una adecuada alimentación ya desde la niñez es un aprendizaje clave para la adquisición de hábitos de alimentación saludable, que persistirán y condicionaran el estado de salud en la etapa adulta.

Cocinar en familia también contribuye a adquirir estos conocimientos, además de ser una actividad que refuerza el hecho de que la comida es un momento de placer, de diversión y de intercambio de experiencias.

Además, implicar a los niños en la preparación, organización y planificación de las comidas familiares es también una buena estrategia para introducirles nuevos alimentos o aquellos de más difícil aceptación. Es clave para esto presentar los platos de forma divertida, con ingredientes que aporten vistosidad, colorido y refuercen el atractivo: preparar brochetas, pizzas caseras, tortilla, lasaña o ensaladas vegetales son una manera divertida y original para que los más pequeños vayan probando distintos sabores.

Hay muchas recetas que podemos preparar con los peques de la casa, podemos tener los ingredientes preparados previamente y que ellos nos ayuden a cortarlos… Más allá de postres y dulces, podemos preparar:

Pizza casera de verduras con jamón cocido Bonnatur de Argal: podemos comprar la base ya hecha (o hacerlo con una rebanada de pan de molde) y se trata simplemente de ir añadiendo los ingredientes por capas y hornear. Para los más atrevidos también puede ser una opción preparar también la masa: harina, agua y… ¡diversión asegurada!

Brochetas: la preparación de brochetas es muy divertida también para los niños, desde bolitas de mozzarella con tomatitos cherry, hasta pinchos de piña con jamón serrano Argal, pasando por albóndigas con champiñones con salsa de tomate casera…

Aspic de frutas: se trata de trocear fruta de temporada que mezclaremos con una gelatina neutra o de sabores… ¡A los niños seguro les encantará!