Planificar y cocinar el menú semanal

Planificar y cocinar el menú semanal

 

Una alimentación equilibrada  es nuestra mejor garantía para una vida saludable y satisfactoria. Para eso es importante planificar el menú de la semana para toda la familia, aunque algunas veces esto pueda ser un verdadero rompecabezas. Es fácil lograr el equilibrio nutricional con algunos ¡trucos que te explicaremos a continuación!

La planificación de un menú semanal para toda la familia es muy importante por varios motivos: ayuda a tener una alimentación más equilibrada (ya que nos fijamos en la variación de los alimentos y cocciones), a organizar la compra, a tener una rutina más fácil (así no tenemos que “pensar” en “qué preparar”) y consecuentemente a tener más ¡tiempo!.

Una primera recomendación es que hagáis un esquema del menú todos juntos, así podréis tener en cuenta los gustos y preferencias de cada uno, punto muy importante cuando hay niños. Claro está, también hay que tener en cuenta el menú escolar, o del trabajo… e intentar no repetir. Para esto, adjuntamos una tabla que os puede servir de guía, intentad rellenar todas las casillas, teniendo en cuenta algunas recomendaciones
más que apuntamos a continuación. ¡Esperamos que os sea muy útil!

Una comida equilibrada debe contener un alimento del grupo de las verduras (ya sea en ensalada o cocida), un alimento farináceo (pasta, arroz, legumbres, patata…) y un alimento proteico (carne, pescado o huevos). A modo de postre, un lácteo o una fruta. Asimismo, también hay que intentar que haya la máxima variedad de alimentos y de cocciones.

Cada día debe haber; en cuanto a las frutas y las verduras las recomendaciones nutricionales apuntan a incluir 5 raciones diarias, o sea unas 2 o 3 de fruta y 2 raciones de verdura. Además de lácteos, unas dos raciones (que deben incrementase en etapas de crecimiento…) que equivalen a un vaso de leche y dos yogures por ejemplo.

Semanalmente lo siguiente. Incluye patata en las preparaciones 4 o 5 veces a la semana. No te olvides las legumbres que deben estar en la dieta 2 o 3 veces por semana. Se puede tomar cada semana 2 o 3 veces pasta, y 1 o 2 de arroz. En cuanto al pan se puede tomar a diario en cantidades moderadas, ya sea en el desayuno o como acompañamiento de las comidas. Las carnes, pescados y huevos deben ir alternándose. El pescado azul inclúyelo unas 3 veces a la semana, y el pescado blanco de 3 a 4 veces. Las carnes rojas deben dejarse para 1 o 2 veces a la semana y las blancas unas 3 veces. En cuanto a los huevos se pueden tomar hasta 4 a la semana. Y… ¡ya lo tienes!

Plantilla menu semanal
Plantilla menu semanal